Valparaíso / Viña
11°
Despejado
Quilpué / V.Alemana
13°
Despejado
UF: $34852.33Dólar: $884.74Euro: $927.89IPC: 0.5UTM: $61157

Camila Recabarren, junto a equipo de Cif desinfectan canil en Viña del Mar y donan más de 500 kilos de comida

23 de febrero de 2018

El año pasado entró en vigencia la ‘Ley Cholito’, que regula la tenencia responsable de animales. A pesar de la existencia de esta ley, todos los días hay nuevos perros en las calles, abandonados por dueños que se aburrieron de tenerlos. Por este motivo, este jueves la candidata a Reina de Viña del Mar, junto a un equipo de Cif, realizó una increíble labor para ayudar a cientos de canes.

Camila llegó hasta el lugar, junto a Catalina Pulido y un equipo de desinfección de Cif.

En conjunto limpiaron por completo el lugar, que estaba lleno de pelos y excremento de perros. Además asistió un veterinario que revisó y ayudó a los animales que estaban enfermos. La modelo se conmovió tanto con la situación, que no pudo aguantar llevarse a uno de los cachorros del lugar.

‘’Es impresionante la cantidad de animales que siguen viviendo en la calle, producto de personas irresponsables que deciden no querer cuidarlos más. La gente cree que los animales son un objeto, del que pueden deshacerse cuando se les dé la gana’’ comentó Camila, en medio de la actividad. Por su parte, María Teresa Araya, Product Manager de Cif comenta que la marca se preocupa tanto de la familia como de las mascotas, que son parte fundamental del grupo familiar y es por esto que decidieron realizar esta acción social.

El refugio Dhermes, ubicado en Viña del Mar, acoge a más de 150 perros. La gran mayoría de estos animales, son rescatados de la carretera, muchas veces con enfermedades, desnutridos y a punto de ser atropellados.

En Viña del Mar no existen caniles municipales, por lo que los refugios privados son los encargados de recoger a los perros y darles el cuidado necesario. Lamentablemente, estos refugios no cuentan con los recursos suficientes para ayudar a todos los animales que albergan. Varios de ellos, por falta de atención veterinaria, terminan muriendo al poco tiempo de ser rescatados.