Valparaíso / Viña
17°
Despejado
Quilpué / V.Alemana
19°
Mayormente nublado
UF: $30709.87Dólar: $819.59Euro: $918.41IPC: 1.3UTM: $53476

Especialista descarta que decreto del Mineduc implique paso automático de curso de los estudiantes

26 de diciembre de 2019

Nueva normativa empieza a regir en marzo y considera un seguimiento del proceso de aprendizaje en los niveles de educación básica y media.

Creencias como que “los profesores no pondrán notas” o “todos los estudiantes pasarán de curso en forma automática”, son las que se han generado a raíz de la entrada en vigencia en marzo próximo del Decreto Supremo Nº67/2018 del Ministerio de Educación, que define las nuevas normas mínimas nacionales sobre evaluación, derogando las anteriores.

Sobre estos mitos, la doctora Daysi Reinoso, secretaria académica de la Facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad de Playa Ancha (UPLA), aclaró que este decreto se relaciona más bien con el seguimiento y el acompañamiento de un equipo multidisciplinario, del mismo establecimiento, hacia los estudiantes, para detectar a aquel que no está teniendo un desempeño óptimo.

El decreto entrega lineamientos explícitos, comenta Reinoso, entregando la libertad para que los equipos directivos de los establecimientos busquen aquellos acompañamientos que sean más asertivos para sus estudiantes, por eso enfatiza mucho la evaluación formativa por sobre la evaluación sumativa que se entiende como calificación.

“La idea no es que no repita, el decreto no dice eso, sino que lo que dice es que para que se apruebe la repitancia de ese niño o de esa niña tiene que ser fundamentado justificado a través de evidencias de seguimiento y retroalimentación constante que se la ha ido dando”.

El paradigma del proceso de aprendizaje cambió, explica la académica, por lo que este documento considera que la evaluación y el aprendizaje forman parte de un mismo proceso pedagógico, razón por la cual no son separables. Se destaca la evaluación formativa por sobre la calificación, ya que esta última debiese ser el resultado de la anterior.

“La idea de este decreto es que la calificación no sea en los primeros momentos el reflejo de que eso está deficiente, si no que lo importante es que el aprendizaje se demuestre a través de este segumiento y luego cuando el aprendizaje se vaya adquiriendo que la calificación se vaya
demostrando, y no que sea primero la calificación”.

Los enfoques centrales de este decreto son: avanzar hacia un mayor uso pedagógico de la evaluación y, segundo, reducir la repitencia mediante un acompañamiento continuo a los estudiantes, monitoreando la efectividad de las oportunidades de aprendizaje que se les brinde y de la organización de las comunidades educativas.