Valparaíso / Viña
11°
Despejado
Quilpué / V.Alemana
16°
Despejado
UF: $35294.32Dólar: $791.8Euro: $864.13IPC: 0.3UTM: $61954

Santo Tomás Viña del Mar inaugura centro integral para atender y apoyar a mujeres que viven con VIH

Carreras de diferentes áreas prestarán su apoyo para brindar acompañamiento y asesoría profesional a la agrupación “Mujeres con energías positivas”.

01 de diciembre de 2022

Después de varios años de trabajo en conjunto, Santo Tomás Viña del Mar y la agrupación “Mujeres con energías positivas” formalizaron su relación al inaugurar un centro de atención integral para mujeres que viven con VIH. La creación de este espacio les permitirá acceder a distintos beneficios con el objetivo de mejorar su calidad de vida, obteniendo además acompañamiento emocional y orientación en sus tratamientos.

La relación entre ambas partes surgió desde el Área Ciencias Sociales del Instituto Profesional y Centro de Formación Técnica, que comenzó a entregar apoyo, por ejemplo, en acceso de derechos sociales o en la tramitación de la personalidad jurídica de la agrupación. Además, junto a otras instituciones colaboradoras se han organizado actividades como talleres y jornadas recreativas, siempre con el fin de brindar apoyo y contención.

Con el correr del tiempo surgió la necesidad de formalizar y ampliar esta colaboración, algo que se concretó gracias al concurso de innovación social “Transformar para impactar” de Santo Tomás, donde la idea de crear un centro integral obtuvo los recursos necesarios para convertirse en realidad. Susana Unzaga, docente del Área Ciencias Sociales y líder de “Mujeres con energías positivas”, será la coordinadora de este centro. Cuenta que en una primera etapa se contactará a cada mujer de la agrupación con el fin de realizar una caracterización socioeconómica y desde ahí levantar las necesidades que se deben abordar. En esa labor ya están comprometidas las carreras Técnico en Trabajo Social, Servicio Social y Técnico Jurídico.

“También está la intención de sumar carreras universitarias como Psicología o Terapia Ocupacional. De hecho, el año pasado fuimos centro de práctica de Terapia Ocupacional y resultó una experiencia muy positiva por las situaciones de discapacidad que viven muchas de las mujeres. Ahora queremos incorporar a Psicología para que nos ayuden en el acompañamiento a las mujeres de la agrupación y a sus hijos. Otras carreras como Enfermería o Gastronomía nos podrían ayudar con talleres de capacitación para mejorar sus competencias y que puedan impulsar su propio emprendimiento”, dice.

“Mujeres con energías positivas” nació hace cerca de cuatro años, primero de manera muy espontánea al reunir a personas que viven con VIH, para luego avanzar a una estructura formal. En la actualidad cuenta con cerca de 25 integrantes, aunque el número varía constantemente. “Como somos de distintos puntos de la región, algunas sólo pueden participar en las actividades virtuales, pero no en las presenciales porque viajar implica dinero y tiempo. La pandemia nos dio esa opción de hacer actividades virtuales, a las que se han sumado incluso personas de otras regiones. De hecho, hay una de Punta Arenas”, explica Susana Unzaga.

Además del apoyo ofrecido junto a Santo Tomás, en la agrupación existe una línea de talleres con varias alternativas, como arteterapia, arte textil, fotolibro, peluquería y artesanía (financiado por Fondo Alquimia), taller ‘Renacer entre costuras’ (junto a Duoc-UC y Falabella), talleres de autorregulación emocional y taller plan de negocios. Además, en la línea cultural se realizan actividades como la conmemoración del Día Mundial del Sida, que se llevará a cabo en Teatro Insomnia de Valparaíso.

¿Cuáles son los principales problemas de las integrantes de “Mujeres con energías positivas”? La inestabilidad emocional que, además de los conflictos en el diario vivir, puede desembocar en el abandono del tratamiento. “No se habla mucho del tema, pero para nosotras es doloroso, todas merecemos tener una buena vida y por eso es tan importante este centro. Estamos junto a las mujeres, insistimos en que adhieran al tratamiento y en la medida que eso resulta bien, ellas les van a dar estabilidad emocional a sus hijos, que es otro foco importante porque hay muchas dificultades en la crianza”, señala la docente.

A eso se suma la discriminación social que las personas con VIH aún deben enfrentar. Muchas evitan aparecer en fotografías, asistir a actividades o dar su nombre completo. “Hasta en los hospitales todavía te estigmatizan, falta un trato más humano y más sensible, hay que trabajar mucho en ese sentido”, dice.

El Centro de Atención Integral para Mujeres con Energías Positivas también pretende aliarse con el Servicio de Salud Viña del Mar-Quillota, para que esta entidad les derive a personas con VIH. “Los hospitales están colapsados y no pueden ofrecer todo el apoyo que las mujeres requieren, tampoco pueden hacer seguimiento, entonces no hay forma de saber cuándo las personas abandonan el tratamiento, por ejemplo. Que como Santo Tomás podamos ofrecer este acompañamiento también va a ser útil para el Servicio”.

Susana Unzaga aprovecha la oportunidad para mencionar y agradecer a otras agrupaciones que se preocupan por las personas que viven con VIH en la región. “Nos colaboramos, hacemos actividades todos los meses. Algunas agrupaciones están más enfocadas en la prevención, nosotras en el acompañamiento, pero somos complementarias”.