Valparaíso / Viña
11°
Despejado
Quilpué / V.Alemana
11°
Mayormente nublado
UF: $37594.72Dólar: $921.91Euro: $1008.21IPC: -0.1UTM: $65967

Opinión: El fin a la doble evaluación docente

24 de octubre de 2023

Dra. Marcela Lara Catalán
Directora Escuela de Educación
Universidad Viña del Mar

Recientemente la sociedad entera celebró a los profesores y profesoras por su día. Como sociedad valoramos el tremendo aporte de la tarea formadora y transformadora de profesionales que desde diversas disciplinas contribuyen al desarrollo y aprendizaje integral de las nuevas generaciones de ciudadanos y ciudadanas.
Recientemente el Congreso Nacional ha aprobado una importante reforma para el ámbito educativo. El fin de la denominada doble evaluación docente viene a articular y consolidar el sistema de reconocimiento y promoción de la profesión docente en un único sistema de evaluación, fortaleciendo aspectos como la inducción y acompañamiento para profesionales de la educación y el alineamiento de prácticas evaluativas. Con ello se espera fortalecer la calidad, transparencia y justicia educativa, focalizando en un área sensible como es la evaluación educacional.
Esta iniciativa legal debiese tener un fuerte impacto no solo en el gremio profesional, sino más bien su impacto más profundo debiese estar centrado en el aprendizaje de las comunidades escolares y, por cierto, en nuestros y nuestras estudiantes. De igual modo, podría ser una medida que logre frenar la carencia de profesores y profesoras en el mundo, donde según recientes datos de la UNESCO 2023, se necesitan 44 millones de docentes, incluido nuestro país donde la crisis es también evidente.
En definitiva, con estos antecedentes se está lejos de poder lograr los objetivos educativos de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible. Las razones de este déficit han sido suficientemente reportadas por estudios y por la literatura (baja motivación por estudiar pedagogía y retención de docentes idóneos para un sistema escolar cada vez más complejo, condiciones laborales-administrativas poco atractivas, altos niveles de estrés docente, entre otros aspectos).
En este marco, de diagnósticos ya conocidos, interesa conciliar técnicamente cuáles serán las mejores estrategias para abordar el problema desde una perspectiva integral. Al respecto la UNESCO propone siete recomendaciones posibles que es imperativo abordarlas con celeridad y como país en su conjunto (fortalecer la profesión inicial docente, programas de mentoría, salarios
competitivos, revisar el exceso de tareas administrativas para centrarse en el aprendizaje, equilibrio entre lo laboral y personal, fortalecer el liderazgo escolar, etc.).
Como educadores -desde una visión formadora y ciudadana- interesa relevar la necesidad de contar con profesionales idóneos para cubrir las necesidades de educación para el actual y futuro escenario formador de miles de estudiantes, entendiendo que la razón de esta escasez docente es de múltiples explicaciones pero que deben ser abordadas desde una perspectiva integradora. Con todo, se requiere arbitrar medidas prioritarias: mejorar la atracción hacia la profesión a través de la implementación de sistemas de ingreso selectivos, pero flexibles que efectivamente diversifiquen el ingreso a las carreras de pedagogía y generar estrategias efectivas para atraer y retener a docentes para el sistema escolar. En este ámbito la reciente ley que pone fin a la doble evaluación docente, podría ser una ruta a seguir.